La prensa se despierta con muro de cookies: aceptas publicidad o pagas por leer noticias sin anuncios

No es un muro de pago; es un muro de cookies. Y es, desde hoy, otra interrupción para los lectores de noticias (también para aquellas en abierto). La prensa levanta esta nueva restricción desde este 11 de enero para adaptarse a las nuevas normas de privacidad de la guía de cookies. O el lector acepta el rastreo para que se le monetice con anuncios o deberá pagar una suscripción para informarse sin publicidad personalizada.

Los lectores se despiertan hoy con muros de cookies en la prensa española.

El periodo transitorio para aplicar los requisitos de la nueva guía sobre el uso de las cookies vence hoy 11 de enero de 2024, después de seis meses de transición.

Las directrices del Comité Europeo de Protección de Datos hacen que los medios digitales estrenen un nuevo obstáculo para leer su contenido, para no ser sancionados con multas de entre 3.000 a 300.000 euros, y en pro de la privacidad del usuario, según RGPD y LSSI.

Así, el muro de cookies se confirma como un estándar en toda la prensa, ya sea de pago o gratuita (es un bloqueo por privacidad y no por tener acceso al contenido premium).

Es decir, salta una ventana flotante con botones de aceptación o rechazo, que, en este último caso, envían a una landing page de suscripción, como peaje a una posibilidad de navegación sin anuncios personalizados.

Y, a modo de usuabilidad, este bloqueo es muy similar con el que se toparon ya los usuarios de las redes sociales cuando Facebook y el resto de familia de productos de META lo activó hace unos meses.

O aceptas las cookies de terceros para despacharte la personalización de publicidad o pagas por poder rechazarlas y navegar sin rastreo ni impactos publicitarios de este tipo.

Esta doble posibilidad para el lector es la que han adoptado la mayoría de periódicos en España –el método Facebook-, aunque con peculiaridades, según la tecnología utilizada para asumir estos nuevos requisitos.

Las nuevas leyes de privacidad de los internautas quedan mejor detalladas en la guía sobre el uso de las cookies, publicada hace unos meses por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

En este documento, se explicita que ya no se puede forzar con artimañas de diseño la aceptación del rastreo: debe ser igual de intuitivo darle al botón rechazar que a aceptar.

Los muros de cookies fijan suscripciones por leer sin anuncios

Asimismo, ahora la normativa también autoriza el despliegue de muros de cookies en las que es lícito exigir una suscripción para una navegación sin publicidad -nunca impedirte acceder al site, previa aceptación de las galletas-, como vía de monetización complementaria.

Se dispone además del botón de aceptar, el de configurar para que sea el propio usuario el que vaya seleccionando con qué cookies quiere ser rastreado -consentimiento por capas-.

En este sentido, la ventana flotante con los botones de aceptación, configuración y rechazo de las cookies de la prensa ahora mismo es el mencionado muro de cookies, a modo de lo lanzado por META.

Confusión entre lectores por muros de cookies y muros de pago

Y este método de bloqueo está generando bastante confusión entre los lectores en las pruebas previas lanzadas por las principales cabeceras informativas, con problemas técnicos en algunas, por otra parte.

Los gestores de los muros de pago tendrán que lidiar estos días con las quejas de muchos usuarios que piensan que por lo que están pagando no es por matar la cookie sino por el acceso al contenido premium.

Por otro lado, habrá que comprobar estos primeros meses, si se eleva la tasa de aceptación, como ocurre en otros países europeos, en los que está operativo ya este requisito de consentimiento online.

Ante el botón del pago por rechazar, los internautas de países como Italia o Francia optan masivamente por aceptar todas las cookies y listo (y todos contentos).

Aunque los responsables de audiencias consultados también alertan de que puede darse una fuerte tasa de rebote también entre aquellos lectores habituados a la lectura gratis y entre estos otros reticentes al abono por acceso de noticias premium.

Nos explican por qué.

Los muros de cookies aparecerán también en las cabeceras sin paywall, con lo que asustará a esta comunidad de lectores habituados a informarse en abierto, sin restricciones o pagos.

En el segundo caso, se evaluará el comportamiento de aquellos usuarios que confundirán muro de cookies con muro de pago, al no asumir aún que este nuevo bloqueo nada tiene que ver con el paywall, pero así lo entienden al saltar el pop-up y desconocer la nueva legislación hoy ya vigente.

Serán, además, unos trimestres complicados, porque, si se eleva de rebote con este nuevo requisito de aceptación de cookies, habrá un descenso en los ingresos publicitarios por usuario.

Lo que está claro es que la prensa ha optado por aprovechar esta nueva legislación para cualificar aún más a sus audiencias -con cookies de terceros o con su tarjeta de crédito-.

Y con nuevos frentes abiertos entre cabeceras rivales. Dentro de las complicaciones que les supone a los medios la adecuación a las nuevas reglas de consentimiento de la guía de cookies empieza, desde hoy, también una guerra de precios entre las diferentes editoras.

Los muros de cookies que lanzan así lo insinúan y sin una estrategia uniforme por parte de los legacy media y los nativos digitales.

Así de dispares son las estrategias de precios de los muros de cookies de la prensa

Al cierre de este reportaje, las suscripciones van desde cuotas anuales de hasta 36 euros (EL CONFIDENCIAL) hasta los 3,99 de los periódicos regionales de VOCENTO, el euro mensual (EL ESPAÑOL) o el medio euro las 24 horas (20MINUTOS), e incluso se llega a forzar en algunas legacy media el paso directo al paywall desde el formulario de cookies (LA VANGUARDIA, DIARIO DE NAVARRA).

Finalmente, la prensa tendrá desde hoy otra asignatura pendiente, que será la de educar a sus lectores en esta carga normativa, que se le ha obligado a echarse a sus espaldas desde el primer clic en su ecosistema.

Una labor de divulgación, dentro de su propio flujo de contenido, que, quizás, se echa de menos en estos días previos al 11 de enero de 2024, el día en que nacieron los muros de cookies por los que había que pagar una suscripción por leer noticias en abierto sin publicidad personalizada.


📩 Suscríbete a nuestra newsletter semanal que ya leen 1.200 directivos de los medios


▶︎ Conversa con discover GPT Pro, chatbot de IA entrenado para ganar audiencia en Google Discover

▶︎ Apúntate al canal de WhatsApp de #ReddePeriodistas

Cómo Ganar Audiencia con Google Discover