No despidas periodistas

De 2008 a 2018, los medios despidieron en España a más de 13.000 periodistas. En la próxima gran crisis, la del COVID-19, el sector debería no ejecutar más despidos masivos. Ni muros de pago ni publicidad: retener talento será su mejor modelo de negocio. No despidas periodistas.

Cuando hace dos años creé ReddePeriodistas.com, lo hice porque me estremeció un dato.

Un total de 13.000 periodistas habían sido despedidos durante la crisis financiera de 2008 y 2018, según la FAPE.

La cifra, de ser el expediente de regulación de empleo (ERE) de una multinacional, habría abierto las portadas de todos los medios.

Sin embargo, eran solo periodistas, y los periodistas, pese a nuestro ego, no escribimos de nosotros mismos. Ni siquiera cuando las cosas van de mal en peor.

En aquel reducido grupo de guerrilla que creó #ReddePeriodistas, creíamos que todo ese talento en paro necesitaba una plataforma donde colgar no las botas, sino las medallas: sus mejores reportajes.

  • ¿Dónde estaban hoy todas esas buenas historias?, nos preguntamos  
  • ¿No habría que crear un repositorio para mostrarlas como el mejor currículo de una trayectoria profesional truncada?

Tuvimos aquella idea, cogimos la caja de herramientas y nos pusimos manos a la obra.

Queríamos que cada periodista en paro –o en activo- tuviera una red, al margen de LinkedIn y Twitter, donde subir:

  • foto,
  • breve biografía
  • y una cadena de 10 enlaces para enseñar su mejor portfolio

 Sin embargo, entonces, algo sucedió en Bruselas.

La Unión Europea (UE) aprobaba la directiva del copyright.

Si seguíamos adelante, esa normativa nos igualaba a Google News.

A futuro, ReddePeriodistas, legalmente, ya era un agregador de noticias. Como tal, se produciría una paradoja.

Tendríamos que pagarle a los medios que habían despedido a sus periodistas por una plataforma que los ayudaba a encontrar nuevos caminos.

Pagarles, sí, por el contenido que enlazarían en nuestro site esos profesionales hoy sin trabajo.

(En España, la Propiedad Intelectual de una noticia reconoce la autoría del periodista, pero su explotación comercial, bajo el concepto de obra colectiva –un periódico-, se la queda la marca informativa).

Era de locos.

Así y todo, olvidamos la tecnología y empezamos a crear lo que sabíamos crear.

Durante el año siguiente, dibujamos y creamos:

  • un logo,
  • un canal de Telegram
  • y compramos dos dominios punto com

Dudamos si llamarnos El Futuro del Periodismo o continuar alrededor de la idea de Red de Periodistas.

Ganó la segunda opción: ReddePeriodistas.com

  • Realizamos vídeo entrevistas -en blanco y negro- a los responsables de los medios y plataformas digitales
  • Publicamos noticias que creíamos que mejorarían las audiencias
  • Intentamos responder a algunos interrogantes que todo un sector se hacía sin respuestas

Aún no teníamos lo que los gurús del emprendimiento llaman ‘propuesta de valor’.

No obstante, si nuestra idea la tumbó Bruselas, el rumbo de lo que hoy somos comenzó en una cafetería que prohibía encender el ordenador.

– Aquí se habla, no hay wifi-, rezaba un cartel.

Sí, todo lo que somos hoy comenzó así, con un café en el centro de Madrid, cuando una buena amiga y colega, entonces redactora jefa de una revista digital, pronunció LA PREGUNTA.

-¿Qué demonios le pasa a Facebook que ya no envía tráfico?

Eureka.

Ya teníamos esa ficha del canvas que todo emprendedor busca: el pain, el problema.

Durante el último año, hemos intentado responder a esa PREGUNTA, cambiando, eso sí, Facebook por Google, o Google por Discover; y así seguiremos, venga el algoritmo que venga.  

La audiencia que daba Facebook a Slate cayó el 87%
La audiencia que daba Facebook a Slate cayó el 87%.

(Inciso. Este gráfico de Slate es ya un símbolo de la caída en desgracia del periodismo de algoritmo tras el cerrojazo de Mark Zuckerberg. Muestra lo que Facebook dio y un día quitó).

Hoy, en Reddeperiodistas.com, decimos que publicamos noticias que mejoran audiencias, porque creemos que las audiencias crean ingresos y los ingresos mantienen empleos. Todos estos conceptos son fichas de dominó.

Así, por ese motivo, en octubre de 2018 lanzamos una newsletter que luego en enero de 2019 se convirtió en muro de pago, un paywall que incorporará, además, en 2021, un laboratorio.  

Los ReddePeriodistas MEETS serán el pilar de esto último. Encuentros digitales con un anfitrión para una red de asistentes en una sala virtual, pronunciando las mismas preguntas que nos hemos hecho durante dos largos años.

Cuento todo esto, porque es muy posible que los medios comiencen el próximo año a despedir periodistas, debido a la crisis económica aparejada por el COVID-19.

Los plazos de prórroga de los ERTE, que aprobó el Gobierno, se acabarán y cuando los directores financieros desplieguen su Excel, temblarán las redacciones. Espero que no lo hagan.

Si tú, que me lees, tienes poder de decisión en tu medio, te voy a dar un hashtag, porque no soy de dar consejos: #NOdespidasPeriodistas.

Y te voy a dar tres motivos adicionales al cuarto, el más importante.

1.- Cualquier periodista puede levantar un muro de pago como el New York Times

Cuando cambiamos en ReddePeriodistas.com lo que “queríamos ser” por “lo que ahora somos”, descubrimos algo que ya conoce cualquier profesional del sector en paro.  

Si los medios despiden -o no dan trabajo- a los periodistas, los periodistas crearán sus propios medios.

Suena menos rimbombante que esta frase, pero es así:

Hoy, cualquier periodista puede crear su propio muro de pago, como el del New York Times.

(Es tan sencillo que hasta yo, como digo, lancé uno. No es ningún secreto).

Descubrí, como muchos periodistas ya saben, que una newsletter es el mayor artefacto periodístico para monetizar noticias.

Te dirán, por ahí, que es la nueva home page, que es el nuevo CMS, y también tendrán razón.

Antes de lanzar nuestro muro de pago en enero de 2020, creamos una newsletter con noticias que ayudara a mejorar audiencias. (Es la propuesta de valor que sigue abriendo nuestra portada).  

Al principio, no teníamos ese plan definido, pero durante los primeros meses de lanzamiento de nuestro proyecto, sucedió algo insólito.

En pocos meses, se suscribieron más de 500 directivos de los medios a nuestra newsletter. Después de detectar el pain, ya teníamos a la comunidad.

Entonces, paramos máquinas y trazamos el plan que no teníamos. Definimos un producto digital mínimamente viable (PMV), que lograse algo mucho más amplio.

Necesitábamos validar una audiencia mínimamente viable (AMV). Suena a estrofa de autoayuda, pero, básicamente, es éste gráfico.

La teoría de los 100 true fans, de Li Jin

Encontrar un tipo de contenido que necesite un grupo reducido de personas que necesiten ayuda para solucionar un problema: ¿qué le pasa a Facebook?

Y, de ser así, determinar muy rápido cuántos de ellos estarían dispuestos a pagar por un flujo de noticias diarias que dieran respuesta a esa pregunta / problema y encontrar:

  • Un canal de captación
  • Un canal de retención

Después de enviar la newsletter durante 52 semanas, una cada semana, durante un largo año, aprendimos que, con el mapa de clics, teníamos una visión privilegiada de todo lo que le inquieta a todo un sector.

Desde hace años, su preocupación es Facebook, el día a día pasa por Google, pero la gran incógnita de futuro ahora es Google Discover y si funcionarían, como segunda vía de negocio, los muros de pago (era todavía 2019).

Este párrafo resume a toda una industria, castigada por la publicidad, dependiente hoy más que nunca de Google y pivotando, a marchas forzadas, hacia el reader revenue.

En marzo de 2020, logramos validar la AMV de la que antes hablaba. Crecemos a tasas superiores al mercado, pese a ser un contenido minoritario, endógeno y de nicho.

Nuestra tasa de churn, esa ratio tan temida, es bajísima, y la curva de suscripciones (gratis a la newsletter; pero pago a nuestro contenido Premium) se pinta en escalera ascendente.

Todo esto, que ha sido nuestro camino durante los dos últimos años, ya lo saben de sobra los periodistas que están en paro o los periodistas que están hartos –literalmente- de la línea editorial de sus medios.

Mira este meme, te resume perfectamente lo que quiero explicar. Tom Hanks ganó un Oscar por una de estas dos películas. Adivina cuál. Una es Náufrago, la otra, Forrest Gump.

El significado del meme se expande así.

Un periodista cobra 50 euros de media por cada pieza que logra colar en alguno de los medios con los que colabora esporádicamente.

En cambio, gana 500 euros si lanza a monetizar su comunidad gracias a que sus primeros 100 fans verdaderos les paga 5 euros al mes cada uno.

¿En qué lado del meme te colocarías tú si fueras un redactor en paro?

Ya, me dirás que los periodistas queremos trabajar para un medio, no para nosotros mismos.

Da igual, porque cada decisión dentro del meme no es excluyente.

El futuro del periodismo de autor pasa por vender audiencias, no noticias.

Los periodistas pueden crear su propia comunidad y colaborar, esporádicamente también, para algún medio.

2.- Los periodistas que despidas hoy serán tu competencia de mañana

Segundo motivo. Si despides a periodistas en esta crisis gorda, gorda, que se avecina, puede que todo ese talento acabe emprendiendo el paso que dio, por ejemplo, Jessica Lessin, antigua redactora de The Wall Street Journal, y hoy fundadora de The Information.

The Information, el site especializado en noticias y exclusivas sobre las tecnológicas de Silicon Valley:

  • Cobra casi 400 dólares anuales por acceder a la comunidad premium
  • Suma ya más de 4.000 suscriptores a su muro de pago
  • Haz la cuenta

Hablo de Lessin porque es la segunda razón para no despedir talento en tu medio. ¿Por qué? Los periodistas que despidas hoy serán tu competencia de mañana.

Casos, como el de Lessin, ya los tenemos en España.

Dirás que estos casos de estudio son solo una anécdota, una minoría. Dirás que la mayoría de los periodistas no podrán alcanzar ese ‘exit’.

Puede.

O puede que sí.

Te voy a dar otra razón para no despedir entonces a periodistas. Si no te convence la segunda, te doy una tercera.

3.- Las marcas contratan periodistas para sus propios medios corporativos

Mira este gráfico. Lo publicó Recode, durante la mayor crisis financiera que recordamos, de 2008 a 2018.

Representan las ofertas de empleo de LinkedIn durante esa década negra para la profesión de periodista.

La curva roja es la última dentro de la gráfica. Está estable durante los diez últimos años. Dibuja el número de periodistas que demandaba la industria. No crece, más bien se aplana año a año.

La siguiente curva desvela los puestos de trabajo que los gabinetes de prensa ofertaban en este periodo. Desde 2011, cae a plomo. El trasvase de periodistas desde los medios al lado oscuro se detiene.  

Como vemos, solo crecen dos curvas.

Aquellas ofertas de empleo que se cursan para trabajar en la creación de contenido ‘no periodístico’ –agencias de marketing, SEO, publicidad, branded-; y todo aquel destinado por y para las redes sociales.

Te explico este último párrafo tan abstracto en una frase más concreta:

Si despides a periodistas, estos profesionales acabarán trabajando para las marcas.

Sí, es una tendencia que se está produciendo en los últimos cinco años. Las marcas comerciales están creando ‘sus propios medios’.

Que sí, que tus anunciantes, de los que vives, aún antes de que los muros de pago cubran el desplome de las ventas en print, se están quedando con el talento al que tú renuncias.

No despidas periodistas, no repitas lo que ocurrió en la anterior crisis

¿Qué hacer entonces? En mi opinión, que puede ser tan válida como el Excel de tu director financiero, debemos tener un plan.

Un buen plan. Un plan de negocio con varias posibilidades de ingresos. Raju Narisetti explicaba, en un reciente evento de WAN-IFRA, que los medios podrían acometer hasta 25 líneas de ingresos dentro de la industria.

Asimismo, Rishad Patel, fundador de SpliceMedia, en un training organizado por el European Journalism Center (EJC) en Budapest, nos enseñó a algunos periodistas que todo proyecto informativo necesita un canvas para trazar ese plan.

Tal como lo veo yo, y he aquí la cuarta razón de todo mi argumento, los medios necesitamos un lápiz, una servilleta donde pintar ese plan.

Y luego el recurso más importante para sostenerlo:

Periodistas.

No los despidas.

#NOdespidasPeriodistas

No dejes que se escuche el eco en las redacciones vacías.


📩 Suscríbete a nuestra newsletter semanal que ya leen 1.200 directivos de los medios


▶︎ Conversa con discover GPT Pro, chatbot de IA entrenado para ganar audiencia en Google Discover

▶︎ Apúntate al canal de WhatsApp de #ReddePeriodistas